domingo, 22 de diciembre de 2013

FELIZ AÑO NUEVO Y HASTA LA VUELTA

Un año sin duda intenso el 2013. A estas alturas del 2012 yo ya estaba llorando por lo que sabía que iba a perder, intentando disfrutar de cada instante, pero con una punzada de dolor por la añoranza anticipada.
Quizás lo más duro es no haber podido estar con mi familia y mis amigos españoles en lo bueno y lo malo que les ha pasado durante estos últimos meses.
Me ha dolido más lo segundo que lo primero, se fue un gran amigo y no pude estar allí para despedirlo y para abrazar a su mujer, mi amiga del alma.
Tampoco he ido a los cumpleaños de los niños que he visto nacer y crecer y a los que encontraré muy, muy cambiados.
No he podido celebrar con Pilar el nacimiento de su tercera hija, a la que conoceré estos días.
Hay muchas cosas que no tienen marcha atrás y que se han ido para siempre.
Pero a cambio de eso sí me he reído hasta las lágrimas, llorado en el hombro y puesto mi hombro para llorar con mis amigas de aquí y celebrado otros cumpleaños nuevos.
Hemos creado unos lazos fuertes y sinceros, siempre con la conciencia de que en cualquier momento una de nosotras hace la maleta y emigra de nuevo hacia Dios sabe dónde, pero no por eso es una amistad menos real, solo que la vivimos en el presente, simplemente.
He aprendido qué es la solidaridad, me he convencido que las mujeres podemos dominar el mundo si nos lo proponemos.
También me he dado cuenta de que hay un motivo para cada cosa, aunque no sea el que esperamos o deseamos.
Algunas han venido a México para, sin saberlo antes, poder despedirse de personas queridas.
Otras, por el contrario, han venido para recibir a alguien nuevo y conseguir, por fin, lo que tanto buscaban, ser madres.
Otras se han encontrado a si mismas, tal como esperaban y a la vez temían, pero a la larga seguro que será bueno.
Resumiendo, un año loco, terrible, maravilloso, agotador, relajado, bueno y malo, extremo algunas veces, como la vida misma.
En los seis meses que llevo en México ya he despedido a varias personas que se han ido a otro destino más o menos lejano. Ese constante ir y venir hace que las cosas se vean de otra manera, asumes que el movimiento forma parte de la vida y que siempre es bueno conocer a gente estupenda, aunque sea por poco tiempo.
Vivir el día a día y no plantearte un futuro muy lejano porque ¿quién sabe qué traerá?.
Mañana por la mañana cogemos el avión rumbo a mi casa, pero este año el brindis de Nochevieja será por mis amigas de México, como dice Laura, mis hermanas.
Que este nuevo año sea mejor que el pasado, sobre todo para aquellos que no han tenido la suerte de poder encontrar aún un futuro, aunque sea lejos de su casa.
¡FELICES FIESTAS A LOS DE UN LADO Y OTRO DEL CHARCO Y HASTA LA VUELTA!

viernes, 20 de diciembre de 2013

CAMPAÑA PUBLICITARIA NAVIDADES 2013

En mi anterior post ¿QUÉ HARÍAS SI PUDIERAS IR A ESPAÑA? hubo amigas que no pudieron dejar su comentario por problemas técnicos, médicos o de nueva incorporación al grupo, así que los estoy poniendo según me van llegando.
Esto quiere decir que es un post interactivo que puede cambiar cada día, con nuevas sorpresas, regalos y juegos (esto último me lo he inventado, pero es que si no la frase queda como coja) y os recomiendo que lo visitéis de vez en cuando para estar al tanto de las novedades.
Así subirá espectacularmente el número de visitas y me saldrá económica e intelectualmente gratis, un verdadero chollo. Es la mejor campaña de publicidad desde el calvo de Navidad o las vacas bailarinas. Estoy encantada.
¿Publicidad positiva o negativa?. Publicidad al fin y al cabo, lo que importa es que se hable, aunque sea mal.

jueves, 19 de diciembre de 2013

¿QUE HARÍAS SI PUDIERAS IR A ESPAÑA?

Tengo que empezar contando que hace como dos meses dos amigas y yo decidimos abrir una página en facebook, Mamás españolas en México DF, para contactar con otras mujeres en nuestra misma situación, conocernos, ayudarnos e intercambiar experiencias, consejos y recetas.
A un paso de llegar a 100 miembros creo que está siendo un éxito, no por el número, sino porque estamos cumpliendo los objetivos que nos propusimos al crearlo y ya se han incorporado no-madres y no-españolas para mayor pluralismo.
El caso es que el marido de una de ellas, a punto de mudarse a tierra azteca, va y viene con frecuencia de España a México y su esposa, atenta y encantadora, nos lo ha puesto a disposición para que haga de recadero entre los dos continentes.
Ana le pidió en un viaje anterior tabletas de chocolate Nestlé, algo que aquí no se encuentra y que su hija adora para merendar.
Yo le encargué sobres de cuajada para hacer la tarta de queso que no necesita horno, una constante pesadilla para las expatriadas hispanas.
Pensando en las cosas absurdas que añoramos, queremos o necesitamos de nuestro país pregunté entre mis amistades virtuales y carnales qué harían si pudieran ir a España ya mismo para hacer con sus respuestas un sesudo y científico post.
También les pedí que, en lo posible, obviaran las respuestas que incluyeran comida y bebida, puesto que, desde que veo llegar la fecha de nuestro retorno vacacional, no dejo de hacer una lista mental de todo lo que quiero ingerir antes de volver aquí, y sé que todas estamos igual.
Y estas son las respuestas que me han dado:
  • Deseo ir a España, pasar por Segovia a comprar un vestido de novia, Sevilla por mis faldas flamencas y música, La Coruña a conocer la tierra de mi abuelo, Museo del Prado.... tantas cosas 

  • A mi aparte de ir a la Cava Baja a ponerme morada de tapas y vinos... Me encantaría dar un paseo en bicicleta con mi hijo por el campo (desde Chapineria a Navas del Rey) como hacíamos antes.

  • La verdad, solo se me ocurre ir a echar la primitiva, a ver si me puedo tirar otro año fuera.....lo se, soy una despegada y la unica q aun no echa de menos su tierra, q le voy a hacer!
  • Quiero llegar alla a comer una merluza a la koskera en el Gurria. Solo pienso en tragar. jajajaja Y un cordero en Burgos y unas vieras en Galicia, y .....

  • Lo siento, comerme un fuet de a 1€ yo solita a bocaos y sin pan. Bueno y conducir y poder insultar (sin pasarme) 

  • Los paseos por el campo, entre naranjos, coger naranjas del árbol y comérmelas mientras paseamos debajo del sol..........los Domingos de paella......la reposteria de mi madre.......subir al castillo a meditar y comer pipas....los momentos "cervezas" entre amigos........jugar con los sobrinos.......comer pescaito en el puerto.....y podría seguir  con un largo etc.................

  • Yo echo muchísimo de menos los parques, aquí no es lo mismo. Y creo que las demás cosas implican comida y bebida, así que no sigo!

  • Abrazar a la familia un buen rato al llegar al Aeropuerto de Jerez, ir en coche hacia Cádiz y que me entre hormigueo al ver los pórticos de Astilleros, cruzar la Bahía y ver el mar. Justo lo que voy a hacer en unos días! Que me toqué la Lotería para volverme acá y no trabajar por una buena temporada para poder ir a todos los desayunos con vosotras e ir a ver a Manoli con mis dos niñas unos cuantos días y disfrutar de este grandioso país.

  • Yo quiero ver y jugar con mi sobrino que lo deje de 7 meses y ya no me conoce, llevarle junto con mis hijos al Retiro y perderme entre los árboles jugando con ellos. Quiero pasear por la Gran Vía ver mi Madrid !!
    Quiero entrar en casa de mis padres ver que no ha cambiado nada, abrazarles y contarles tantas cosas. Ir al cole de Lucía una tarde al finalizar las clases y que ella vea a sus amigos .... Sentir por unos minutos que no me he ido, sacar su bocadillo de la merienda y charlar con mis amigas en la puerta del cole, ir al parque de la calle Colombia y volver a mi antiguo barrio, ver a mis vecinas, jugar al padel, abrazar a mi mejor amiga, ir a Primark y a Mercadona..... Yo quiero que me toque la lotería para volver a casa

  • !!! Ufffff!!!! Que gran pregunta!!! Pues primero iría a dar una vuelta por las Ramblas, a tomar agua de la Font de Canaletas, tomaría el tren para ir a Montserrat y después de disfrutar Barcelona y sus alrededores, me iría para Asturias, con intención de hacer el camino a Santiago. Empezaría en algún punto que me recomendaran de Asturias, para llegar finalmente a Santiago de Compostela.

  • Oh, el mercadona! Eso si que lo echo de menos! Yo seria la mujer mas feliz del mundo con un mercacostco o un samscadona, o algun sitio de compras a lo bestia con productos y precios del hacendado
  • Y que me dicen de ikea... yo quiero ir
  • Si volviera a España por Navidad me iría a Matalascañas, al chiringuito Los Pepes a comerme un arroz caldoso y tomarme un vinito blanco del Condao de Huelva mirando el mar! ;-) Aquí hay popurrí: comer, beber, viajar, relajarme, ...
  • Yo no echo ninguna comida de menos, aunque un tarrito de buen pimentón dulce me vendría genial. Lo que sí echo muchísimo de menos es a mi gente, sobre todo a mi hermana que en unos meses va a ser mamá por primera vez y me da mucha tristeza perderme a mi sobrino. También echo de menos la comodidad de una ciudad pequeña como Valencia y más por esa sensación de libertad que da vivir junto al ancho mar. Además como se me pegan pronto los acentos, acabaré hablando rarito, así que echaré de menos nuestro acento, tan directo y golpeado como dicen por aquí. Un abrazo!

De todo esto podemos sacar varias conclusiones: 

TODAS PENSAMOS EN COMIDA Y BEBIDA, aunque algunas no lo dicen porque siguen las instrucciones al pie de la letra y siguen el camino sentimental.

TODAS NOS PONEMOS SENTIMENTALES, algunas pensando en su familia y otras en la comida, pero ¿quién dice que no se te saltan las lágrimas pensando en una buena copa de vino o en un jamoncito bien curado?.

TODAS AÑORAMOS MERCADONA E IKEA, están al mismo nivel de cariño y moriña que los abuelitos del pueblo, lo constato.

SIEMPRE HAY UNA OVEJA NEGRA, la que dice que quiere una primitiva para quedarse un año más. Es la misma que fue a la fiesta de Asturias en el Centro Asturiano y a un mercado asturiano que hubo hace dos semanas. ¡Ja!.
Algunas llevan muchos años en México, otras son recién llegadas y alguna no es española pero tiene allí sus raíces y los recuerdos de su familia, que también son los suyos.
Lo que tienen en común es ser personas maravillosas que responden como Fuenteovejuna y los Tres mosqueteros al mismo tiempo cuando hay una petición de ayuda por la red, ya sea buscar piso, recomendar un jarabe, encontrar una paellera o buscar una colonia infantil prácticamente inexistente en el DF
Yo, por mi parte, cojo un vuelo el día 23 que me llevará por unos días a mi tierra.
Aparte de ver a los amigos y familia, comer embutidos, quesos y beber vino y sidra hasta agotar las existencias, ir a Mercadona y llenar 10 carros de tonterías varias, quiero dos cosas: respirar de nuevo el aire del mar Cantábrico, sobre todo el de invierno, que no se mezcla con las cremas solares, y oler la hierba húmeda (mientras como a dos carrillos y bebo a tres, que no es incompatible).
Respirar muy, muy hondo aquí porque una amiga mexicana que vivió en España y ama mi tierra me ha pedido que lo haga para traerle un poco a ella...
...mojarme los pies y las manos para quedarme con el olor de mi mar... 
...encender la chimenea para que mi casa huela a bosque... 
... y pasear descalza por mi jardín, aunque se me congelen los pies.
Un beso y gracias a todas por la ayuda prestada, en especial a Luis Rollán por las fotos y a mis amigas de Mamás españolas en México DF por todo y más.


LAS PASTORELAS Y LAS POSADAS

Siguiendo fielmente el lema "Donde fueres haz lo que vieres", conduzco como una loca que, en lugar de viajar con un coche por una carretera, circula permanentemente por una inmensa pista de coches de choque.
Además de eso he ido ya a ver dos pastorelas en esta semana y creo que el viernes nos toca posada y piñata navideña.
Imagino que os estaréis preguntando qué es eso, a mí me pasaba lo mismo hace poco y ahora me estoy haciendo un cursillo acelerado.
Por resumir, y dado que en la wikipedia no se estiran demasiado, diré que las Pastorelas vienen de nuestros autos sacramentales, fueron introducidas por los franciscanos y ahora siguen unos caminos propios.
Son obras de teatro breves en las que uno o varios pastores tratan de llegar a Belén; mientras los diablos tratan de impedirlo, los ángeles van ayudándolos en el camino. Muchas de ellas son musicales, con canciones, baile y texto en verso, pero no sé si todas siguen ese patrón.
Pueden ser muy serias y con moralejas constantes, o más jocosas y adaptadas al momento. En algunos casos ya se salen de todo patrón y los personajes son políticos, actores, de todo.
En la que vimos nosotros un pastor intentaba ir a adorar al Niño, aún por nacer, dos demonios, uno de ellos una Lucifer femenina y estupenda, tratan de tentarlo en el camino, y un ángel absolutamente presumido y encantado de haberse conocido va desbaratando los planes de los malos.
Al mismo tiempo María y José están también de camino y no encuentran donde quedarse.
Esto en cuanto a las Pastorelas.
Las que están en internet, o son demasiado largas, o tienen muy mala calidad, pero si tenéis curiosidad podéis buscarlo y ver una completa. Esto es una muestra de lo que se hace para que sepáis un poco qué son.

Las Posadas consisten en que un grupo de amigos o familiares, se divide en dos bandos. Uno de ellos se queda en el interior de la casa y el otro fuera. Estos últimos piden posada, cosa que se les niega. Insisten e insisten hasta que acceden y entran en la casa a partir la piñata de Navidad y comer y beber como se acostumbra en estas fechas.
Los versos se alternan entre los que se encuentran afuera y los que se encuentran adentro del lugar donde se pide posada.
AFUERA
1. En el nombre del cielo,
os pido posada,
pues no puede andar
mi esposa amada.

2. Venimos rendidos
desde Nazaret;
yo soy carpintero
de nombre José.

3. Posada te pide,
amado casero,
por solo una noche,
la Reina del Cielo.

4. Mi esposa es María,
es Reina del Cielo
y Madre va a ser
del Divino Verbo.

5. Dios pague Señores,
su gran caridad
y los colme el cielo
de felicidad.
ADENTRO
1. Aquí no es mesón
sigan adelante
yo no puedo abrir
no sea algún tunante.

2. No me importa el nombre
déjenme dormir
pues ya les he dicho
que no voy a abrir.

3. Pues si es una reina
quien lo solicita
¿cómo es que de noche
anda tan solita?

4. ¿Eres tú, José?
¿ Tu esposa es María?
Entren peregrinos,
no los conocía.

5. Dichosa la casa
que alberga este día
a la Virgen Pura
la hermosa María.
Al terminar este diálogo se recibe a los santos con esta canción:
TODOS
Entren Santos peregrinos,peregrinos,
reciban este rincón.
Aunque es pobre la morada, la morada,
se las doy de corazón.

BREVE REFLEXIÓN

Los que me conocéis sabéis que Hijo no estaba lo que se dice contento con el cambio de España a México. Me suplicaba (literalmente) que lo dejara volver, aunque fuera para vivir él sólo, comiendo la sobras de los vecinos y sin ducharse en meses.
Lógicamente me moría de la pena cada vez que le daban esos ataques de nostalgia.
Yo le explicaba que su padre y yo estaríamos también encantados de poder regresar a nuestra casa, pero que el trabajo de papá está aquí y no es posible.
"Pues muy bien, que se quede Papá y tú y yo nos vamos". Impecable razonamiento al que yo replicaba alegando que la familia no se puede separar.
"Pero yo soy español, y si la familia no puede separarse, un español tampoco puede separarse de España, que es su país".
Así estábamos hasta que, hace como una semana, le dije que teníamos que sacar los abrigos para ir haciendo las maletas. Muy sorprendido me preguntó para qué y yo le recordé que en España es invierno de los de verdad, con frío, lluvia y nieve si se tercia.
"¿No vamos a ir a la playa?", "Sí, claro, pero con guantes y bufanda, no a bañarnos".
Dado que aquí seguimos yendo a la piscina todos los días libres, ha decidido que mejor volvemos a México en cuanto pasen las Navidades.
Y eso sólo porque no es posible que vengan a visitarnos los abuelos porque esa fue su primera opción.
Por supuesto, hablando con los pilotos para que volaran bajito, hicieran una escala en Madrid, donde el metro hasta la T4 iría despacio para no enfermar a los Atitos, y llegando a México preparados para un chapuzón.
Sentimental sí, pero práctico también.

domingo, 8 de diciembre de 2013

¿PECERO O PESERO?

A cuenta del post de ayer una amiga española casada con un mexicano y muy puesta en los usos y costumbres del país, me comentaba que el autobús no se llama PECERO, sino PESERO, un error muy común entre los españoles.
Como lo había buscado en internet, volví a rastrear la red en busca de iluminación.
Así fue como encontré esta definición en un llamado Diccionario libre:

PECERO: Término utilizado en la ciudad de México para hacer referencia a los llamados micro-buses y que generalmente las personas que abordan este tipo de unidades arriesgan su vida, por la forma deplorable en que el conductor actúa.
Y como ejemplo de utilización del término pone el siguiente: 
Ayer me subí a un pecero que manejaba como su pinche madre

Sin embargo en la Wikipedia, compendio y crisol de todos los saberes, los denomina PESEROS, y buscando más a fondo encontré un origen convincente de esa denominación. Este nombre surgió allá por 1970 aproximadamente. Los autobuses del servicio urbano, cobraban 50 o 60 centavos. 
Por ese tiempo, comenzaron automóviles (algo así como taxis) que hacian servicio colectivo en rutas fijas y cobraba un peso ($1.00). Inmediatamente se les comenzó a llamar "peseros" (porque cobraban un peso) para diferenciarlos de los autobuses. 
El nombre evolucionó y actualmente se aplica a varios tipos de vehículos de transporte público urbano, independientemente de la tarifa que cobren. 

Y eso me lleva a otra reflexión. Yo procedo del Norte de España, allí no hay seseo ni ceceo, así que nunca me enfrenté a este problema, no fue hasta aterrizar en México cuando me di cuenta de lo difícil que a veces les resulta saber cuando una palabra se escribe con C o con S, hasta el punto de que no es extraño que todo un bachiller o licenciado lo pregunte de vez en cuando.
Como tengo más confianza en la Wikipedia y la explicación posterior, que en un Diccionario libre, por más simpático y ocurrente que sea su autor, me quedo con PESERO y procedo a informar a mis fieles lectores de este hecho.
Y ya puestos a hacer un estudio a fondo del tema, añado, por agotar este asunto, la definición que de PESERO da el Diccionario de la RAE, la fuente a la que siempre debemos acudir.
PESERO; carnicero (‖ persona que vende carne).
La verdad es que carne en un pesero sí que hay, toda amontonada, estrujada y medio asfixiada, igual que animales camino del matadero.
Definitivamente, me quedo con PESERO, le va mucho más. Gracias Elena por la aclaración.

viernes, 6 de diciembre de 2013

¿DÓNDE VAS ALFONSO XII?

Caminaba yo el otro día tan tranquila...

INCISO: Sí, después de varios meses en esta ciudad ya caminas tranquila, aunque parezca mentira. Y no digo que conduzcas tranquila, pero ya no vas tiesa como un palo y con la tensión puesta hasta en los músculos que mueven las orejas. Sigo

...en dirección al Superama (el pobre sustituto de Mercadona para los españoles) cuando, ya llegando a la entrada, me encontré con tres filas nutridas de personas que esperaban diferentes cosas, de la vida y de la cola, obviamente.
Por la escasez de público diría que esta foto fue tomada un domingo a primera hora. Está abierto, no cierra nunca, pero abarrotado sólo de lunes a sábado.
Ante la completa imposibilidad de pasar entre ellas o saltarlas como rana sobre nenúfares, tuve que escoger una opción de las tres, a saber:

1. Ponerme en la fila de los que esperaban para comprar una torta de tamal. El tamal consiste en una pasta de maíz que puede llevar pollo, rajas, carne, frutas dulces... mil cosas, y que se envuelve y se cuece en una hoja de maíz. Esta muy bueno, pero meterlo en pan y hacer con él un bocadillo (torta) me parece que me supera. Descartada esa elección.
No es la foto más bonita, pero sí la más realista. Me sobra el pan, la verdad, aunque reconozco que no lo he probado y si lo hago puede que cambie de opinión. Os informaré si ello ocurre.
2. Entrar en la boca del metro, el destino de la segunda de las filas. Nunca he cogido el metro en México y no tengo ni idea de hacia donde ir, lo único que sé es que es preferible elegir el vagón reservado a mujeres para evitar que te vayan magreando todo el viaje. Si perderme por la superficie de la ciudad ya me resulta preocupante, hacerlo por sus entrañas me provoca convulsiones. Tampoco va a ser ésta la buena.
3. Unirme a los que esperan el autobús, y aquí tenemos, a su vez, dos posibilidades
  • Que fuera un pesero, un autobús pequeñito,     agobiante, con pinta desvencijada, que para donde le parece oportuno, como en medio de un cruce, o delante de un semáforo en verde. Totalmente anárquico, sólo para expertos y muy poco apetecible. Va a ser que no, por lo menos de momento.

Varía el color y el tamaño, pero no el estilo inconfundible de un Pecero.
Cambiando los toldos por coches ya tenemos un día normal en un cruce cualquiera de la ciudad 
  • Que fuera un camión, y esto es ya otra cosa. En el que me subí hoy los asientos eran como los un autocar de toda la vida. Dan más seguridad y la impresión de que sólo pueden ir a sitios que no están en la lista de los de NO TE ACERQUES NI CON EL PENSAMIENTO, que además huelen el miedo y en cuanto pongas un pie dentro date por jodido.
El problema era que con toda la cola que había en la parada, cuando consiguiera subirme sin querer habría pasado un montón de tiempo. Después de dejarme empujar hasta el fondo, tenía que esperar otra riada que quisiera salir para poder hacerlo yo.
Una vez abajo, oriéntate, busca un taxi de sitio (en parada oficial), equivócate tres veces siguiendo tres indicaciones diferentes, acaba por parar un taxi que pasaba por allí, pierde tiempo fingiendo que llamas a tu marido y le das todos los datos del taxista para asegurar que te lleva a tu casa....
A esto hay que añadir las elevadas posibilidades de pillar, antes o después, un atasco y plantéate no llegar a tu hogar antes de la cena, y puede que ni los postres consigas catar.
Por todo ello busqué otra solución, que siempre la hay. Di unos pasos hacia atrás, cogí impulso, y de un solo salto me subí en el toldo del puesto de tamales, reboté sobre el techo del autobús, con una grácil pirueta me planté encima de un taxi que pasaba y de ahí ya pude alcanzar la acera de enfrente sin apenas despeinarme.
Esto, que puede parecer una proeza digna de Spiderman y sus semejantes, es una práctica habitual en esta ciudad, pequeños trucos sin importancia imprescindibles para moverse con soltura por la urbe. Cualquiera que viva aquí os lo puede confirmar, y si no fijaos en estas escenas de la vida cotidiana grabadas por un turista con su móvil.
Lo importante es que llegué a tiempo para recoger a Hijo en el autobús escolar, lo de menos es cómo lo hice.

martes, 26 de noviembre de 2013

¿POR QUIÉN SUENAN LAS ALARMAS?

Ruidosa, esta ciudad es extremadamente ruidosa, tráfico constante, bocinazos continuos, alarmas de la policía, de las ambulancias... aviones que pasan sin parar, alarmas sísmicas, alertas por contaminación, por las cenizas del volcán Popocatépetl, helicópteros que aterrizan y despegan cada rato, vendedores de casi todo a voz en grito...
Al principio lo oyes todo, cada mínimo sonido, y no os digo nada en mi caso, que vivía en una casa en las afueras, con pajaritos, grillos y el lote ecológico completo. Pero con el tiempo lo interiorizas y ni te enteras.
Y ese ruido ininterrumpido se traslada felizmente a los hogares.
Hace un rato, sin ir más lejos, mientras freía un huevo, saltó alegre y dicharachera la alarma de humos. Es sin duda mi favorita. Trabaja con pundonor y eficacia extremas, seguro que es de marca alemana. Igual le da que estés friendo un filete a la plancha, que una rodaja de salmón, aunque ahí se pone especialmente quisquillosa y yo creo que empieza a sonar al mismo tiempo que el pescadero corta el trozo, para adelantar trabajo.
Parece ser que ésto...
... es lo mismo que ésto para la alarma de mi cocina.
Pero no es la única, ya he tenido alegres experiencias con la alarma de gases, con otra que salta cuando sube la temperatura en la zona de la caldera (justo al lado de la secadora, ahora ya sé que cuando la pongo en marcha debo abrir las ventanas para refrigerar y que no se asuste la pobre, así esté nevando fuera).
También tenemos el pitido que emite la nevera si la dejas mal cerrada, pero a eso estoy acostumbrada, no me impresiona.
La lavadora entona una graciosa musiquilla cuando he terminado su labor, es simpática y amable, me cae bien.
En cambio la secadora es de carácter más bien arisco y seco y sólo me avisa con unos pitidos insulsos, malhumorados y como con desgana. También se puso a chillar como loca una vez sólo porque había que limpiar el filtro. Haberlo dicho, que tuve que llamar a mantenimiento por esa bobada.
Mi caso no es el único, durante todas las noches de la semana pasada, a eso de las 20 horas, se oía sonar una alarma que coincidía, estoy segura,  con la cena de algún vecino.
En estos instantes tecleo sometida al torturador y estridente ultrasonido de la alarma de humos, de nuevo, esta vez por una inocua salchicha que yo, que me gusta muy hecha, voy a acabar por comer cruda. ¿Quién dijo que la coacción no funciona?.
Fuera, en la oscuridad mexicana, suenan alegres los pitidos de un atasco y la sirena de la policía. Una noche que no la escuché ni una sola vez creí que se había acabado el mundo y mi familia era la única superviviente.
Os dejo, me voy a por una chaqueta que tengo todo abierto para que se lleve el humo y me estoy helando. Falta la última alarma del día, una que se parece sospechosamente a mí y grita ¡A LA CAMA YA, QUE MAÑANA HAY QUE MADRUGAR Y NO HAY QUIEN TE LEVANTE!. Es totalmente ineficaz, pero sonar suena un rato.
Buenas noches.
PIIIIIII, PIIIIII, PIIIIIII, PIIIIII, PIIIIIII, PIIIII...

jueves, 21 de noviembre de 2013

AHORITA

Llevo ya unos meses en este país y creo que estoy en condiciones de afirmar que he descubierto que vivimos una mentira desde hace muchos años.
Efectivamente he podido constatar que Speedy González no es en absoluto tan rápido como pensamos, es normalito tirando a tortuguín, pero comparado con los otros ratones mexicanos parece un obús el tal roedor.
Aquí nadie hace las cosas deprisa, el diminutivo AHORITA, que evoca un ahora aún mas corto, un breve instante apenas, es una muestra de la ironía de los mexicanos.
Ese ahorita se puede prolongar horas, días, meses e incluso años sin que se les mueva ni una ceja mientras te lo repiten risueños, hasta hacerte pensar que eres una loca impresentable, una impaciente enfermiza porque te parece excesivo que el técnico de la lavadora te plante tres día seguidos sin dar ninguna explicación.
Una de mis expresiones favoritas es AHORITA MISMO SE LO ESTOY CHECANDO.
Cada vez que la oigo evoco a la telefonista con el pinganillo puesto y haciéndose la manicura mientras masca chicle y no tiene la más mínima intención de mover un dedo para checar nada. Ni ahorita ni lueguito, NUNCA, JAMÁS DE LOS JAMASES.
Ahorita mismo se lo estoy checando...
... por favor, le dejo tantito a la espera. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

LA ISLA DE LAS MUÑECAS

El lunes visitamos Xochimilco, un sitio precioso cuyo sello característicos son los canales por los que puedes pasear en unas barcas que ellos llaman TRAJINERAS.
En ellos se rodaron varias películas entre las que destaca María Candelaria, un clásico de 1943 con Dolores del Río.
Mañana os hablo del paseo, hoy quiero contar otra cosa. Ahí va la introducción erudita del asunto, gentileza de la wikipedia.

Xochimilco tiene particular importancia por la existencia de las chinampas.
Una chinampa es un antiguo método mesoamericano de agricultura y expansión territorial que, a través de una especie de balsas cubiertas con tierra, sirvieron para cultivar flores y verduras, así como para ampliar el territorio asentado en la superficie de lagos y lagunas. Es el mismo sistema que se utilizó para construir Tenochtitlán, una ciudad flotante sobre la laguna.
Se trata de una balsa con un armazón de troncos y varas, en ocasiones de considerables dimensiones, sobre la que se deposita tierra vegetal debidamente seleccionada con materias biodegradables como pasto, hojarasca, cáscaras de diferentes frutas y vegetales, etc.
En la chinampa se plantaba un sauce para que sus raíces crecieran desde el agua hasta la tierra firme en la ribera de lagunas y arroyos, anclando así la balsa a la orilla. Cuando el sauce ya era lo bastante grande se podía cultivar la tierra de la chiampa.

Esta técnica fue empleada en todo el Valle de México, pero actualmente sólo Xochimilco y Tláhuac conservan la chinampería.
Con el propósito de contribuir a la conservación del entorno lacustre, la Unesco proclamó las chinampas de Xochimilco como patrimonio de la Humanidad en 1987. La declaratoria ha estado en dos ocasiones en peligro, debido al deterioro de las chinampas ante el avance de la urbanización.

Ahora que ya estáis empapados de cultura mexica, quiero contar otra cosa. Ayer mi amiga Vanessa dedicó su entrada a la peculiar forma de ver la muerte en La Habana, a través de su blog CON SABOR A PUCHERO, que os recomiendo visitar.

Eso me dió una idea que ya llevaba rondando en mi cabeza desde el lunes, porque está claro que de todo lo que vimos en Xochimilco esto se merecía un comentario especial, pero investigando encontré la historia perfectamente narrada, así que he optado pro el camino fácil del corto-pego-un-enlace donde se cuenta
Si queréis saber lo que significa la palabra macabro sin aderezos hollywoodienses y real como la vida misma, pinchad este enlace y temblad.

martes, 19 de noviembre de 2013

BOCAZAS A BABOR

Cuando llegas a México todo el mundo te advierte sobre lo mismo: aquí no puedes decir COGER, ni CHAQUETA.
Después de pasar unos meses agarrando, pillando, recogiendo (parece ser que la reiteración, re-coger, ya no es un taco) creí que tenía la cosa controlada, pero no.
Ayer en Xochimilco, paseando en trajinera en medio del río le solté a Hijo una frase que utilizo muy habitualmente, me imagino que como muchos de vosotros: "Por favor Hijo, DEJA DE HACER EL INDIO".
Hijo pillado in fraganti, aún de espaldas su actitud y pose no deja lugar a dudas, va a cometer un delito contra la propia seguridad
Y entonces miré a mi alrededor y de pronto caí de la burra: el 95% de los que me rodeaban tenían un color de piel tirando a chocolate con poca leche, el pelo oscuro como café solo, tieso en el caso de los hombres, los ojos más bien negros, no muy altos y de cuerpo recio.
Una hermosa india navegando tan contenta por los canales de Xochimilco
Resumiendo, la inmensa mayoría tenían un aspecto indígena, o sea, indios, para entendernos y sin ánimo de ofender.
En ese momento pensé que si alguien se giraba y me daba un empujón para tirarme al río no me chocaría, lo único extraño sería que fuese solamente una persona la interesada en que me diera un chapuzón inesperado.
Voy a resetearme de nuevo el cerebro y olvidar la frase de marras, maxime si tenemos en cuenta que acto seguido añadí, "No hagas el tonto".

He buscado el significado y es el siguiente:
Hacer el indio
Hacer tonterías y payasadas, generalmente para hacer reír a los demás.
II Comportarse de modo equivocado y con poco juicio.

No me he salido ni un ápice de lo que marca la Real Academia, pero tacto más bien poquito.
Apunto esta expresión junto a Voldermort, entre las que no deben ser nombradas.

viernes, 15 de noviembre de 2013

LA CURIOSIDAD MATÓ AL GATO

Como ya se habrá percatado cualquiera que se haya paseado mínimamente por este blog, no soy precisamente parca de palabras.
De natural me considero de verborrea fácil, dada a charlar hasta con las macetas a falta de mejor interlocutor, ojo, diálogos, no monólogos que son harto cansinos.

Añado que ya entré en ese estadio de madurez en el que haces exactamente lo mismo que tu madre cuando iba a comprar carne, pongamos por caso, y la conversación era tal que así, para vergüenza y oprobio de adolescentes granulados:
  • Carnicero: "Buenos días, ¿qué le pongo?"
  • Madre: "Pues no sé, porque pensaba hacer garbanzos para mañana, pero resulta que viene a comer mi suegra, porque mi cuñada ha decidido que se van a a pasar el día a la playa y me la endilga así, sin preguntar, y tengo miedo que le den gases, y como come a Dios por una pata, igual hasta acabamos en urgencias y ni en broma. Igual me llevo unos filetes, pero con lo repunante que es la pequeña para comer la tengo haciendo bola con un mordisco hasta la cena y quería salir a dar una vuelta por el parque antes de merendar para que nos diera un poco el aire, y de paso coger algo de color, que en 15 días tenemos la boda de la prima de mi marido y no voy a ir con este blanco lechoso. Iría a lo de la lámpara, pero tengo miedo ponerme como un cangrejo y sería peor. Dame carne para guisar y un arreglo para cocido que voy a poner sopa de primero".
  • Carnicero: "Muy bien"

La primera vez que me sorprendí en estos menesteres me quedé con esta cara
Después me pasó como con la celulitis, las canas y acordarme del Mundial 82, decidí asumirlo como parte de la vida.
A eso le sumamos que el estar fuera de tu país te hace ser todavía más dicharachera con los casi-desconocidos y amigos recientes, con los que hablas sin empacho a los 5 minutos de conversación, de cómo fue tu parto y hasta la concepción del churumbel. Cosas de expatriadas, ni caso.
Pese a todo hay cosas que se me antojan excesivas.
Hace unos días, recogiendo a Hijo del colegio, una madre desconocida y anónima (anónima porque vestía íntegra de negro y se tocaba con sombrero también negro de ala ancha y enormes gafas de sol) comenzó a departir amigablemente conmigo y enseguida me preguntó dónde trabajaba mi marido (en una ingeniería, ¿en cual?), qué puesto ocupaba (consultor, ¿pero qué hace en concreto?), dónde vivimos (en tal sitio, ¿en qué zona?, cerca del parque). Y la última pregunta (¿en qué calle?) ya me la hizo gritando mientras yo argumentaba muchísima prisa (cierto, por otra parte) y galopaba hacia el coche.
Recuerdo que aquí no es frecuente ni aconsejable dar demasiados datos personales fuera del círculo de amigos. Sus preguntas, impertinentes en extremo, son aquí fuente de desconfianza inmediata.
¡Habla, habla o disparo!. ¿Cada cuánto cambias las sábanas?
Y esta misma mañana veníamos de hacer una revisión a Hijo y le quedó el pelo lleno de pegotes de crema que tuvieron que ponerle. Mientras sacaba dinero en un cajero la mamá con niño pequeño que ocupaba el cajero contiguo me pregunta "¿Qué es lo que lleva el niño en el pelo?". A lo cual respondí "Venimos de hacerle unas pruebas médicas, no es nada".
Lo que me hubiese apetecido es decirle "Mierda a montones". Entre el miedo que hay aquí a cualquier tipo de bacteria, virus, vacilo o bicho microscópico en general, y el efecto de hongo radiactivo que tiene la palabra mierda la hubiera dejado muerta allí mismo, cosa que se merecía, por cotilla.
Y un besito para la madrina guapa de Hijo, muy de Forges ella, en ética y en estética.